Dunedin, Nueva Zelanda


Descubra la hermosa y escarpada península de Otago, que ofrece numerosas maravillas geológicas, y contemple los grandes albatros con alas de tres metros. Esté atento, tal vez pueda ver lobos marinos o pingüinos de ojo amarillo tomando sol sobre las rocas. Disfrute de la increíble vista y los encantadores jardines que rodean el histórico Castillo de Larnach del siglo XIX. Los elementos destacados de las visitas a Dunedin son las espléndidas construcciones de piedra estilo victoriano y eduardiano.